20 de marzo de 2019           0

Hoy vamos a hablar de un pequeño juego, y cuando digo pequeño lo digo literalmente, porque el Mint Delivery es un juego que viene en una caja de lata con estética antigua no mucho más grande que un paquete de tabaco. ¿Por qué lo compré? Pues porque me gustó lo de la caja. Después ya me puse a mirar cómo se jugaba y los componentes y vi que la forma de juego cuadraba bastante con mis gustos: colocación de trabajadores. Leer más…

5 de febrero de 2019           0

Y continuamos estrenando los juegos que hemos adquirido en el mercadillo solidario de Queremos Jugar. Esta vez le toca el turno a una adquisición de mi peque mayor: The adventurers: el templo de Chac. Reconozco que es de los tipos de juegos que veo y dejo pasar de largo, porque no me llama nada la atención, pero a mi peque le encantó la caja, el tipo de juego y ¡el precio! Ambientación del The adventurers Cada jugador toma el papel Leer más…

15 de enero de 2019           0

Y siguiendo nuestro recorrido por juegos ambientados en ciudades que nos traen buenos recuerdos, nos hemos hecho con este juego: Murano. El juego nos evoca recuerdos de veraneo, calor pegajosa, talleres de vidrio, vaporetos, góndolas y canales y olor a mar y a salitre. ¡Aquí os dejo con lo que nos ha parecido el juego! Ambientación de Murano Sobra decir que el juego está ambientado en Murano, un conjunto de siete islas situado muy cerca de Venecia, que es bastante Leer más…

31 de diciembre de 2018           1

Between Two Cities es un juego de mesa que se compró mi peque por su cumpleaños del año pasado con el dinero que le habían dado algunos familiares. Estaba empeñado en gastar el dinero en algo (juego de mesa, juguete con el que nunca jugar, juego de consola…) y su madre sabiamente decidió llevarlo a la tienda de Zacatrús en Sevilla (recién abierta por aquellos entonces). Cuando mi peque y yo llegamos a la tienda, porque la peque mayor no Leer más…

26 de noviembre de 2018           0

Sorprendida, preocupada y atónita fue como me quedé hace un par de semanas cuando recibí en mi correo electrónico un aviso de que una conocida compañía de transportes me iba a hacer llegar un paquete en breve a mi domicilio. “¡Seguro que esta vez no he comprado nada!” – fue mi primer pensamiento. Y por más vueltas que le di, no conseguí averiguar el contenido del paquete que me llegaría al día siguiente. Por la mañana me llamaron diciendo que Leer más…