Strike. 5 jugadores. 9 y 12 años.

Strike. Caja del juego
Strike. Caja del juego

Strike es un juego rápido del que mis peques quedaron enamorados a la segunda partida. Bueno, digamos que tenían en mente otro juego y no querían para nada jugar a este, pero en cuanto comenzaron la partida, ya no había forma de quitárselo de la cabeza.

En Strike encarnaremos a un patricio romano, poseedor de una cuadrilla de gladiadores, que va de visita al coliseo con unos amigos. En dicho coliseo, tendremos que echar a la arena a luchar a nuestros gladiadores, arriesgando para vencer al resto de oponentes. Para ello, robaremos y mataremos gladiadores, tanto propios como ajenos. Solamente puede quedar un patricio con gladiadores vivos, y ese será proclamado ganador de los juegos!!

No penséis que nos hemos vuelto locos viendo la caja y los componentes.

Strike. El coliseo
Strike. El coliseo

La parte inferior de la caja es el coliseo (hasta ahí estaba claro), la arena es la alfombrilla de gomaeva morada y los dados son los gladiadores. ¿Veis como todo tiene explicación? Jejeje.

También el título tiene su porqué. Strike se puede traducir por huelga (al menos esa era la acepción que yo conocía), pero también se puede traducir por golpear, atacar, pegar, herir e incluso morder!!

Puesta en escena
Strike. Todos los gladiadores casi no caben en la arena a la vez
Strike. Todos los gladiadores casi no caben en la arena a la vez

De verdad, que cosa más sencilla de montar este Strike! Que agradecidos son estos juegos que con tan poca preparación sirven para divertir tanto! Abrimos la caja y sacamos las instrucciones y los componentes (coliseo montado). Repartimos el número de gladiadores correspondiente a cada jugador (depende del número de jugadores. 2 jugadores: 9, 3 jugadores: 9, 4 jugadores: 7, 5 jugadores: 6). Nosotros siempre jugamos con 6 dados cada uno, aunque solemos ser tres jugadores, porque sino se nos puede hacer muy largo.

Puesta en escena lista.

Mecánica del Strike.
Strike. Gladiador inicial
Strike. Gladiador inicial

Se coloca un gladiador en la arena con un valor aleatorio distinto de ‘X’. Traducción simultánea: tira un dado sobrante (o el dado sobrante en caso de 5 jugadores, ya que hay 31 dados) sobre la gomaespuma morada hasta obtener un valor distinto de ‘x’.

Por turnos, cada jugador va lanzando de uno en uno sus gladiadores a la arena. En función de los resultados obtenidos:

  • Si algún gladiador intenta escapar de la arena, este gladiador será ajusticiado por alta traición a su patricio. Traducción simultánea: si se sale de la zona “morada”, el dado se elimina de la partida.
  • Si algún gladiador acaba en la arena con un valor ‘X’, ese o esos gladiadores habrán muerto. Traducción simultánea: si en algún dado sale la ‘x’, el dado o los dados se eliminan de la partida.
  • Si se repite algún valor en la arena, el patricio sacará a todos esos gladiadores, los acogerá/robará a sus legítimos dueños y será obligación del siguiente patricio luchar en la arena. Traducción simultánea: si al lanzar los dados obtienes dentro de la gomaeva morada dos o más valores iguales entre sí, coge esos dados, quédatelos y tu turno finaliza.
  • Si no se repite ningún valor en la arena, el patricio que esté de turno decidirá si lanzar otro gladiador a la arena o ya no lanzará más gladiadores a la arena esta vez. Traducción simultánea: si al lanzar los dados no se obtiene ningún valor igual en los dados que hay en la gomaeva morada, puedes decidir si continuar y lanzar otro dado o pasar y que le toque al siguiente jugador.

Un caso particular es cuando la arena llega a un patricio sin ningún gladiador en ella. Esto pasa porque en el turno anterior se han muerto y/o se han cambiado de bando todos los gladiadores que había. En ese caso, el patricio al que ha llegado la arena tiene la obligación de lanzar a todos sus gladiadores a luchar a la arena. Traducción simultánea: si cuando es tu turno, en la gomaeva morada no hay ningún dado, estás obligado a tirar todos tus dados a la vez, y aplicar las reglas anteriores a los valores obtenidos.

Strike. Tirada con mala suerte...
Strike. Tirada con mala suerte…

El patricio que al finalizar su turno no tenga gladiadores en su poder, abandonará la competición. Traducción simultánea: si te quedas sin dados has perdido. Abandonas la partida.

Al principio de su turno, el patricio puede recolocar la posición de los gladiadores en la arena (sin cambiar su valor) para que el siguiente gladiador tenga más oportunidades de vencer al salir a la arena. Traducción simultánea: cuando la caja llegue a ti, coloca los dados como quieras para que te sea más cómodo el siguiente lanzamiento, pero mantén el valor que tuviesen.

Aspecto visual

Considerando los componentes del juego… pues currados y llamativos.

Ese coliseo dorado, esa arena morada y esos gladiadores de color negro con los valores en blanco… Todo son contrastes que hacen muy llamativo el resultado.

No se le pueden pedir peras al olmo…

Experiencia personal
Strike. Cuando digo que a todos nos gusta... es A TODOS!
Strike. Cuando digo que a todos nos gusta… es A TODOS!

Strike es un juego rápido, adictivo y muy muy divertido. Estrategia como tal no tiene. Más bien hay morderse la lengua y no dejarse llevar por la euforia y la esperanza esa de “verás como al siguiente me sale una buena tirada!!”. Ya hemos visto más de una vez como un jugador ha quedado eliminado en su primer turno tras lanzar sus seis dados. Es tener mala suerte, eso no lo discute nadie, pero a veces ocurre.

A mis peques los enganchó en cuanto entendieron la dinámica de la partida, que fue en dos tiradas y media, y a otros familiares ni os cuento.

Empezamos por inventar frases para atraer la suerte a la hora de tirar los dados, frases absurdas tipo “¡Ven a mí!”, que en un número asombroso de veces funcionaban. Os he puesto la frase más coherente de todas las que salieron, porque el resto eran palabros inventados e incluso nombres de cosas, superhéroes, comidas… Un absurdo total!

Finalmente acabamos echando un campeonato entre nosotros a cinco partidas.

Strike. En casa a todos nos gusta
Strike. En casa a todos nos gusta

Puede que eso de dejar jugadores fuera de la partida eche un poco para atrás a alguna gente, pero os aseguro que las partidas son tan rápidas y se dicen tantas cosas absurdas durante la misma que apenas se nota que no tienes gladiadores que lanzar. Un no parar, de verdad. Lo considero un juego muy recomendable y a muy buen precio para echar unas risas de vez en cuando sin más aspiraciones. Junto con el Ubongo o El Aviador Loco, es uno de los juegos que más nos entretienen para partidas rápidas!

¿Vosotros lo habéis probado? ¿Qué os ha parecido?

Escribe aquí tu comentario!